Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Donación del Archivo Fotográfico de Mario Pascual al Muséu del Pueblu d'Asturies

Votos

(Total de votos recibidos 10)

(Puntuación 3,00)

El pintor paulino vicente
Muséu del Pueblu d'Asturies | Colección
El Muséu del Pueblu d’Asturies ha recibido la donación del archivo del fotógrafo profesional Mario Pascual Alonso (Sama de Langreo, 1927- Rioseco, Sobrescobio, 2012), integrado por miles de negativos en blanco y negro y color que abarcan desde 1959 hasta su jubilación en 1995. La donación ha sido efectuada por sus familiares.

Mario Pascual comenzó a trabajar como aprendiz siendo un niño con el fotógrafo y pintor «Wanker», José Antonio Fernández Martínez (1899-1976), establecido en Sama desde 1930.

Hacia 1954 abrió su primer estudio con el nombre de «Estudio Mario» en la calle Dorado, de Sama, que después trasladó a la calle Francisco Rebollos, nº 5. Más tarde abrirá otros dos establecimientos: el primero en La Felguera (c/ Santa Eulalia, 2) y el segundo en Oviedo (c/ La Lila, 1). Fue un fotógrafo muy reconocido en la Cuenca del Nalón, especializado en retratos de estudio y fotografías de celebraciones.

Su interés por otras temáticas le llevó a la fotografía de paisaje y ambiente industrial, y a los reportajes de seguimiento de obras. En esta última línea se encuentran sus trabajos para Hidroeléctrica del Cantábrico, Moncabril, Construcciones Mecánicas (CONSMECA), la constructoraCOSUSA, Fábrica de Loza de San Claudio, Duro Felguera, La Industria y Laviada, etc.

En el "Estudio Mario" se formaron y trabajaron fotógrafos que después se establecerían por su cuenta, y otros que permanecieron con él hasta su jubilación, como Rubén Herrero Madera, que empezó a trabajar en 1961 con 14 años.

Además, en sus tiendas revelaban y positivaban sus fotografías profesionales y aficionados, y se vendían artículos fotográficos que propiciaron la afición a la fotografía y su difusión en la cuenca minera.

En sus comienzos, a finales de los años cincuenta y en los sesenta del pasado siglo, fue un fotógrafo innovador y comprometido. Realizó una fotografía realista, vinculada al documentalismo social, tan en boga en ese momento, y estuvo muy relacionado con los movimientos intelectuales y artísticos de su tiempo. Colaboró como fotógrafo para la revista Gaceta Ilustrada, editada en Barcelona. Tuvo una gran amistad con el pintor Eduardo Úrculo (1938-2003), con el que compartió inquietudes artísticas y exposiciones conjuntas en Madrid y Oviedo, en las que Úrculo exhibía sus pinturas y Pascual sus fotografías.

Mantuvo también relación con numerosos escritores y artistas de aquellos años, tanto en Madrid como en Asturias, a los que retrató, como José Luis Aranguren, Dolores Medio, García Hortelano, Gonzalo Torrente Ballester, Juan Antonio Bardem, Gabriel Celaya, Lauro Olmo, Alfonso Sastre, Antonio Saura, Paulino Vicente, etc.

La sección del archivo que corresponde a ese periodo está integrada por negativos en blanco y negro (9 × 13 y 6 × 6 cm). En él se incluyen retratos de mineros, campesinos, pescadores, gitanos, ancianos en asilos y enfermos en hospitales, pueblos y suburbios, y los mencionados retratos de escritores y artistas.

Su obra adquiere de este modo un valor singular al reflejar un tiempo de conflicto obrero y de tránsito hacia una beligerancia que progresivamente transformaría la coyuntura económica y social, y con ella las coordenadas de un territorio esencial en la identidad contemporánea de Asturias.

Esta contribución del fotógrafo Mario Pascual, con una obra entre el documento y la denuncia, lo sitúa en el epicentro de una cultura comprometida con la realidad de su tiempo, siempre desde una perspectiva muy personal que interpreta de modo subjetivo su época.

En el mes de mayo el Muséu del Pueblu d’Asturies inaugurará una exposición dedicada a la minería asturiana en la que ya se integrarán una serie de fotografías de Mario Pascual, realizadas en los años sesenta en los concejos de Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Siero y Cangas del Narcea.

El archivo de Mario Pascual se suma a los de Lorenzo Cabeza, de La Felguera, con fotografías de 1925 a 1940; Valentín Vega, de L’Entregu, de 1941 a 1951, y Eladio Begega, El Condáu (Llaviana) de 1960 a 1985, que se conservan en el Muséu del Pueblu d’Asturies, componiendo un conjunto fotográfico de aproximadamente ciento cincuenta mil negativos que abarca casi todo el siglo XX de la vida en la cuenca minera del Nalón.