Aceptar

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Concierto: “Al gusto de Su Graciosísima Majestad. Una soirée musical en la corte de Potsdam”

Votos

(Total de votos recibidos 88)

(Puntuación 2,91)

La Guirlande
Centro de Cultura Antiguo. Salón de Actos.  Sábado 10 de noviembre a las 19.30 horas. Entrada libre hasta completar el aforo.
Formación: La Guirlande

Músicos
: Luis Martínez Pueyo (traverso) y Alfonso Sebastián Alegre (clavicémbalo)


Federico el Grande, controvertido estadista que sentó las bases del estado prusiano (germen de lo que acabaría siendo la actual Alemania), no sólo fue un belicoso soberano de ambiciones expansionistas sin parangón en la Europa de su tiempo, sino también un fino intérprete de flauta que supo rodearse en su corte berlinesa de los mejores compositores de su tiempo. Allí sirvieron, entre otros muchos, Carl Philipp Emanuel Bach (hijo de Johann Sebastian) y Johann Joachim Quantz, dos compositores que, a modo de un dios Jano bifronte, abarcan todo el siglo XVIII con su mirada crítica: en la década de 1750, ambos publicaron sendos tratados de música. El de Quantz (músico algo conservador en su gusto y ya cincuentón) es un repaso a la época esplendorosa del barroco alemán, incardinada en el estilo italiano de estirpe vivaldiana tamizado por el gusto de la corte de Dresde. Por el contrario, Carl Philipp Emanuel Bach (que contaba entonces con treinta y pocos años) es un músico del futuro que proyecta sus ideas hacia adelante, hasta el punto de que Mozart o el mismísimo Beethoven se reconocieron deudores de su arte. Las estéticas contrapuestas de ambos se ven reflejadas en el conjunto de sus respectivas obras (más bien conservadora en el caso de Quantz y abiertamente rompedora y experimental en el caso de Carl Philipp), que se elevan a cimas altísimas por su calidad (hasta el punto de que alguna de las obras de este último se creyeron salidas de la pluma de su padre durante muchos años).

Fundado por Luis Martínez Pueyo durante su estancia en la Schola Cantorum Basiliensis, La Guirlande es uno de los ensembles especializados en la interpretación historicista de la música de los siglos XVIII y XIX más versátiles del panorama actual. Ganadores de varios concursos internacionales como el XVIII Biagio-Marini Wettbewerb y el V Concurso Internacional de Música Antigua de Gijón, el repertorio de La Guirlande se centra en aquella música del siglo XVIII y XIX donde la flauta desempeña un papel fundamental: desde la sonata para flauta con clave o pianoforte obligado, así como con bajo continuo, hasta el concierto solista, pasando por todo tipo de combinaciones de música de cámara. Además, el uso de instrumentos originales o réplicas de los mismos, así como un riguroso estudio histórico de la práctica interpretativa a través de diferentes tratados y fuentes, marcan el principal objetivo de La Guirlande: conseguir una interpretación del repertorio lo más cercana posible a la idea original de cada uno de los compositores.

La Guirlande cuenta con músicos de reconocido prestigio, tanto nacional como internacional, en el campo de la interpretación historicista. Formados en algunas de la escuelas más importantes de Europa en el ámbito de la música antigua (Schola Cantorum Basiliensis, Conservatoire National Supérieur de París, Koninklijk Conservatorium den Haag), algunos de ellos colaboran con ensembles y orquestas de renombre, como Les Arts Florissants, Orchestra of the Age of Enlightenment, Orchestra of the 18th Century, Le Concert des Nations, Freiburg Baroque Orchestra, La Capella Mediterranea, La Cetra Barockorchester Basel, Concerto Köln, Accademia Bizantina, Montis Regalis Orchestra, Bach Collektiv, Elbipolis Barockorchester Hamburg, Bach Akademie Luzern, Musica Fiorita, European Union Baroque Orchestra, Al Ayre Español, Los Músicos de su Alteza, La Tempestad, Insula Orchestra, u Orchestre Français des Jeunes, entre otros. La Guirlande toma su nombre de uno de los principales símbolos del Dios Apolo, signo de gloria y reconocimiento en las artes, la sabiduría, y los juegos.