Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Ver y tocar. Exposición del Museo tiflológico de la ONCE

Votos

(Total de votos recibidos 70)

(Puntuación 4,16)

MuseoOnce


Museo del Ferrocarril de Asturias. Del 20 de julio al 3 de septiembre. Una experiencia sensorial para saber qué siente una persona ciega, cuando percibe el arte a través de sus dedos

La Organización Nacional de Ciegos reúne en esta exposición itinerante un total de 32 piezas, algunas de las cuales pueden verse y tocarse. Entre ellas está la maqueta de los Palacios Árabes de la Alhambra (Granada), y la del Taj Mahal.

El visitante podrá conocer así qué siente una persona ciega cuando percibe el arte a través de sus dedos.

Además de estas maquetas la exposición reúne obras de arte, pintura, fotografía y escultura, realizadas por personas ciegas o con discapacidad visual grave. Algunas de ellas también podrán tocarse.

Por otro lado se muestran asimismo materiales tiflológicos que han utilizado personas ciegas, como máquinas de escribir en braille, libros de escritura, máquinas calculadoras, ábacos, etc.

Todas las piezas que se muestran en esta Exposición Itinerante por el 25 aniversario del Museo Tiflológico de la ONCE cuentan con los títulos en Braille, y están provistas de códigos QR, con información accesible a personas con ceguera o discapacidad visual a través de teléfonos móviles.



El Museo Tiflológico fue creado por la ONCE hace 25 años, en primer lugar, como servicio a sus afiliados, respondiendo a unas inquietudes concretas manifestadas por éstos y planteadas a dos niveles: por una parte la necesidad de acceder a la experiencia estética derivada de las obras de arte de carácter universal (arquitectura y escultura principalmente) de las que sólo tenían conocimiento a través de las descripciones escritas o verbales de otras personas y nunca por experiencia propia; por otra, los creadores afiliados a la Institución demandaban un espacio donde poder exponer sus obras y que constituyera un buen escaparate para sus inquietudes y su quehacer.

Resultado de ambos intereses fue la creación de un espacio físico que, dando satisfacción a estas demandas, fuera un punto de integración con el resto de la sociedad. Este último aspecto subyace, así mismo, en la decisión de la Dirección de Cultura de la ONCE de patrocinar y gestionar la itinerancia de una muestra significativa de piezas de cada una de las colecciones que forman parte de los fondos del Museo Tiflológico de Madrid.