La dura infancia. Fotografía y trabajo infantil en Asturias. 1885-1971

Del al
El evento tendrá lugar todos los días Del 14 de Octubre de 2015 al 30 de Junio de 2016
Trabajo infantil
Muséu del Pueblu d’Asturies. Del 14 de octubre de 2015 al 30 de junio de 2016

Esta exposición pretende llamar la atención sobre una realidad que fue habitual en la sociedad asturiana hasta tiempos muy recientes y que aún lo sigue siendo en otros lugares del mundo. La dura infancia. Fotografía y trabajo infantil en Asturias (1885-1971)presenta cincuenta y tres imágenes de niños y niñas trabajando para ayudar a sus familias, tanto en el medio rural como en ciudades y villas. La exposición se divide en siete apartados que se corresponden con los ámbitos del trabajo infantil: el campo, la montaña, el mar, la mina, la industria, la construcción y los servicios urbanos. Todas las fotografías expuestas pertenecen a los fondos del Muséu del Pueblu d’Asturies

El conjunto subraya, una vez más, el valor que para nuestra memoria colectiva tiene una serie de fotógrafos asturianos que, a lo largo de casi un siglo, dirigieron el objetivo de sus cámaras hacia zonas ocultas o semiocultas de la realidad cotidiana que generalmente no se consideraban «fotogénicas». Es lo que supieron hacer, con singular acierto, Miguel Rojo Borbolla, Modesto Montoto, Constantino Suárez, Rómulo Álvarez, José Ramón Lueje, Valentín Vega, Julio León Costales, Gonzalo Vega, María Cátedra o Julio Antonio Fernández Lamuño.

La dura infanciaHoy en día el trabajo infantil está considerado como una lacra social y muchas de las situaciones en las que se retrata a los niños y niñas de esta muestra serían inadmisibles. Sin embargo, no deberíamos proyectar sobre ellos una mirada exclusivamente conmiserativa. Es preciso analizar las circunstancias que les tocó vivir, la precariedad que acuciaba a muchas familias humildes, para entender que el esfuerzo de todos sus miembros, incluidos los más pequeños, era indispensable para su subsistencia. Conmueve en algunas imágenes la desproporcionada rudeza de los trabajos, impropios de tan menudos cuerpos; el pobre calzado o la sucia vestimenta. Se hace inevitable pensar en tantos niños y niñas que no pudieron asistir a la escuela o que tenían que ausentarse de ella durante días o meses enteros para trabajar y que nunca disfrutaron de unas verdaderas vacaciones. Pero se percibe también en muchos de esos rostros, con frecuencia sonrientes, una suerte de orgullosa satisfacción por saberse útiles, por sentirse «mayores», por participar en actividades propias de los adultos.

Más allá de si se trataba de un empleo remunerado, de si estaba sujeto a un horario o a unas relaciones laborales como las que se usaban en el mundo adulto, la resistencia física podía ser la única condición para que los niños se incorporaran al trabajo. Los vemos así en estas fotografías, desde muy pequeños, guiando parejas de vacas que roturan el campo o llevándolas a pastar; miramos a esos solitarios pastores de montaña que son los «motriles», a los tiznados guajes de la mina, a los esforzados pinches de la construcción, a los aprendices de las fábricas, a los vendedores callejeros de periódicos, a los repartidores de todo tipo… Muchos de los trabajos que realizaban tenían una consideración menor pero resultaban realmente imprescindibles. Es el caso, por ejemplo, de las labores de limpieza de herramientas y maquinaria, que se encomendaban con frecuencia a los más pequeños y que, por ese motivo, solían ser los últimos en abandonar el puesto de trabajo.

Si la invisibilidad social fue siempre consustancial al trabajo infantil, en el caso de las niñas lo fue por partida doble, al estar casi siempre recluidas al ámbito doméstico y por seguir la segregación de género las mismas pautas que en el mundo adulto. Desde muy pronto tenían que sustituir a la madre en numerosas tareas (limpiar la casa, cuidar de los hermanos pequeños, traer agua de la fuente).
La fotografía, soporte imprescindible de la memoria colectiva, será el fiel testigo del pasado que nos permitirá mostrar niños y niñas en el campo, la montaña, la construcción, la mina, las fábricas, los talleres de costura… Niños y niñas vestidos como adultos y trabajando como ellos. Niños y niñas que no asistían a la escuela o se ausentaban de ella durante días, o durante meses enteros, para trabajar y que no podían disfrutar de unas verdaderas vacaciones.


Catálogo de la exposición


La dura infanciaLa exposición está realizada íntegramente con fondos del Muséu del Pueblu d'Asturies y la mayor parte de las imágenes que la componen nunca habían sido mostradas al público. Fueron realizadas por fotógrafos como Miguel Rojo Borbolla, Rómulo Álvarez, Constantino Suárez, José Ramón Lueje, Valentín Vega, Gonzalo Vega, Francisco Ruiz-Tilve, Julio León Costales, Javier Sánchez Suárez...

Museo del Pueblo de Asturias / Muséu del Pueblu d'Asturies
Dirección Paseo del Dr. Fleming, 877
Teléfono 985 182 960 / 63
Correo electrónico museopa@gijon.es
Localización

Descripción

The purpose of the Pueblo de Asturias Folk Museum is to preserve the historical memory of the Asturian people. Opened in 1968, it occupies an area of thirty thousand square metres housing several buildings and a salt-water pond. It has an extensive range of ethnographic exhibits, popular musical instruments, photographs, graphic arts and personal and commercial documents.

The gardened areas between the different buildings that make up the Museum offer an exceptional setting for presentations, receptions, cocktails or espichas (traditional Asturian informal buffet-style cider banquets).

Contact Person:

D. Joaquín López Álvarez

Rooms:



Space
TheatreCocktails
Multipurpose Function Room
50
Cider house

50
Gardens

500

Sellos de calidad

Palabras clave Gijón Card